Las alergias primaverales interfieren negativamente en la vida de quienes la padecen. Al lagrimeo de ojos, la congestión nasal y la compañía constante del pañuelo, se unen las molestias dentales. Cuando los conductos nasales están bloqueados, respiramos por la boca más de lo normal. Los tejidos de su boca se resecan por el paso constante con el aire y la presencia de bacterias».

Además, puede ocurrir que los espacios huecos de la cabeza se llenan de moco produciendo dolor en el rostro en la zona de los senos. Cuando estos senos hacen presión, pueden empujar las raíces de los molares superiores. También puede padecerse sensibilidad al frío y al calor o dolores que se desplazan cuando la persona se tumba o levanta.

La alergia es inevitable y sus síntomas solo pueden intentar controlarse acudiendo al médico especialista que sepa recetarnos un tratamiento eficaz para sobrellevar este período. En materia de salud bucodental, los especialistas recomiendan: beber abundante agua para evitar la deshidratación, hacer gárgaras con agua salada, cepillado y uso del hilo dental al menos dos veces al día, tratar adecuadamente con su especialista la alergia y con su dentista cualquier duda.

Ánimo que la Primavera pasa pronto y en Clínica Dental CEOSC estamos para ayudarte.